La pasarela por la cual nos podíamos encontrar
se ha vuelto más estrecha.
Vivimos en lados opuestos del puente,
por debajo del que no se encuentra nada más que el cielo.

El lazo que habíamos atado alrededor de nuestros corazones
se ha vuelto ralo.
En el pasado pudo contener la luz del sol,
ahora está mudo.

Tú ya estás lejos.
Solo a veces das un paso atrás,
y yo consigo oírte.

Cuando te hayas ido
iré erigir en mi corazón
el silencio de tu voz.

Anke Höhl-Kayser

Latest posts by Anke Höhl-Kayser (see all)