Identidad  y patriotismo: rasgos que se permean entre culturas. Viajar es quizás de las experiencias más excitantes que se pueda tener,  algunos lo camparan con el momento máximo del sexo, tal vez, por la cantidad de sensaciones  en un corto tiempo mientras se hace el comparativo entre la cultura propia y la local de contacto, sorprenderse por lo que observas y auto alagarse por lo que tiene es el éxtasis del momento para el viajero.

Al empacar para una aventura que cruza fronteras lo primero que   envuelves  es la identidad y el patriotismo, lo que sin duda en cada parada mostrará lo mejor de su origen, la esencia de lo que se es,  Samuel Johnson dijo alguna vez que las palabras son el ropaje de los pensamientos, y esta frase aislada no tendría explicación en este texto sino fuera por una comparación, si las palabras expresan aquello que está en nuestros pensamientos, esa exteriorización muestra un sinnúmero de comportamientos sociales y una cadena formativa y educativa del sujeto, podemos dar cuenta cómo es, cuáles son sus intereses, cuáles son sus metas, creencias y todo aquello que se plasme a través de la lengua, asimismo sucede cuando un ciudadano lleva consigo la cultura eso que lo hace ser y pertenecer a un espacio, esta se manifiesta abiertamente en su identidad y patriotismo, elementos visuales y de percepción por quienes lo circunden, es manifiesto. Ya que,  nunca se cuestiona a un hombre con sombrero de ala ancha y chaqueta de cuero, dar cuenta de su nacionalidad en pocos segundos es un ejercicio sin dificultad, ver a una mujer con un pedazo de tela que cubre su cabeza y apuntar a un territorio Arabe o Musulman es caer en la identificación del grupo social al que pertenece;  marcas iniciales que apuntan a lo distintivo de un pueblo, una raza, una nación, su forma de vestir, hablar, en el contacto con los demás  las raíces florecen.

Cada ser humano da muestras de lo mejor que tiene, en un análisis rápido y sin procedimientos técnicos miremos una sala cualquiera en un aeropuerto internacional, al llamado para constatar la salida y abordaje de un vuelo, pueden notarse comportamientos individuales  o grupales de denotan especificidades de los sujetos, ya que la algarabía, el grito para no perder el avión señalan  la formación, el carácter, la  disciplina, estampas reflejas de la cultura. Podemos decir que, la identidad es eso que los otros ven, el patriotismo es eso que se percibe cuando tomas contacto directo, al hablar porque se es pasional, porque se expresa lo mejor de lo que se tiene y de lo que podría ser, el discurso se compone de lo mas bello y sustancial de su cultura, a veces la exageración profundiza ese sentimiento de patria, sentirse inmerso con ciudadanos de distintas latitudes convierte a todos en  embajadores, en emblemas de sus países. Una conversación cualquiera puede iniciarse con gustos gastronómicos que resaltan lo propio, un tira y afloje de lo que cultivos que se  cosechan  en cada lugar, contrasta con lo diferencial en la arquitectura y sobresale con los atributos naturales de cada zona geográfica , bosques, animales,  ríos, climas, etc en fin, lo que nos hace distintos es la pasión por de dónde se es, de dónde se nace, y como poder expresarle al mundo lo mejor que cada uno tiene.

En conclusión, las culturas  expresan lo mejor de sí, con cada ciudadano de su suelo,  porque al hacerlo dignifica, enaltece a ese pedazo de tierra del cual se es originario y al que se pertenece,  es exteriorizar valores en abstracto para que cada uno de los que son coprotagonistas tomen lo mejor y posiblemente imiten, se identifiquen o se convenzan que  hay cosas por mejorar, porque ninguno quiere quedarse atrás, patria e identidad el ticket que invita a conocer una cultura.

¿Te gustó este artículo? Usted puede apoyarnos con PayPal!