Un poderoso puente, que tiene su origen en un pequeño pueblo de Sajonia, a cien kilómetros al sur de Berlín, extiende sus arcos por todo el mundo. Hace un año, este puente cumplió medio milenio. Su nombre es Reforma. Fue Martin Lutero quien construyó este puente. El mismo hombre quien supo juntar la historia y el humor a un denominador común. Hasta el día de hoy, sus admiradores todavía profesan su lealtad hacia él, utilizando rituales extraños.

Martín Lutero – ¿quién no lo conoce? El hombre pertenece a Alemania así como Mosela y Meno, como la salchicha y la cerveza de barril, como Wilhelm Grimm y Johann Wolfgang von Goethe. Su importancia en la historia de nuestro país sigue siendo esencial hasta el día de hoy. La sombra de su obra yace, aun después de quinientos años, como una garra sobre esta pequeña ciudad. Cuando el mundo se reúne en Wittenberg, cientos de miles de personas están tan abrumadas por la provincia del Elba como los católicos de Roma y su río Tíber.

Arthur Pahl, el autor, con el famoso castillo Wartburg en el fondo

Los folletos informativos del programa para el Año de Jubileo de la Reforma 2017 fueron distribuidos entre la gente años anteriores. Incluso se han enviado bedeles al otro lado del Atlántico. Grandes expectativas para la pequeña ciudad. Los espectadores y los devotos de Lutero del mundo entero estarían por venir. Ya desde 2016 – incluso antes de que se iniciara el año del aniversario – ellos acudieron en gran número y rindieron homenaje a su reformador. No es de extrañar, porque para muchos, Lutero se ha convertido en un ejemplo a seguir y viven sus propias vidas a imagen de su ídolo.

Reliquias de Lutero

Sí, ha penetrado. Incluso en los Estados Unidos, mucha gente conoce la pompa y el esplendor con que la Ciudad de Lutero – Wittenberg – se ha equipado para celebrar este acontecimiento. En algunas áreas de los Estados Unidos, los ciudadanos fueron animados durante meses a maravillarse con las reliquias de Lutero. Onerosas publicaciones de catálogos de 1000 páginas de grosor impresas en dos idiomas aún pueden ser compradas en subastas por más de $ 50,- dólares cada una. Cuatro exposiciones paralelas de arte luterano masivo, documentos históricos y escritos originales han sido prestados por museos alemanes a los Estados Unidos. La rebelión contra el Papa y la Iglesia, acompañada de arte sacro. La historia en fusión con la destreza. En el escenario internacional prevalece la “curiosidad de Lutero”.

El santo Lutero

Un amigo me dijo recientemente: “Verás Arturo, al Lutero lo canonizarán este año”. Esto puede ser algo exagerado. Después de todo, la mayoría de los estadounidenses no ven en Lutero más que una figura simbólica. En el mejor de los casos, un reformador a la altura de Calvino. Pocos estadounidenses reconocen el significado histórico y teológico de Lutero.
Y luego…… ¡espera y lea lo que parece increíble!

Pasión luterana– delirio luterano

Lutero ha tenido que pagar por muchas cosas en los últimos quinientos años. Incluyendo arte y baratijas. El país del reformador ha aprendido de la tierra de las posibilidades ilimitadas acerca de cómo funciona el marketing moderno. Hay calcetines de Lutero, guantes de Lutero, camisas de Lutero, cadenas de Lutero, lápices de Lutero, capuchas de Lutero, cerveza de Lutero e incluso se puede comprar un “pedo de monja” para extasiarse. Este último es un licor de alto porcentaje que debe su nombre a Katherina von Bora, la esposa de Lutero.

Los verdaderos adoradores de Lutero no necesitan eso. Un fuerte sorbo de agua del grifo ya es suficiente para ellos; inspirados por su “fiebre de Lutero” se balancean en las alturas del “cielo Lutero”. Pude ver hace no mucho en dos situaciones consecutivas hasta dónde puede llevarse este éxtasis. Durante una visita con un grupo estadounidense en el Wartburg, durante la cual también visitamos al Lutherstube, la pieza de Lutero, cuando de repente, una señora en tercera edad cruzó las delimitaciones y me colocó su cámara en mis manos antes de saltar dentro de la cama de Martín Lutero: “Por favor, por favor, rápido, rápido, sáqueme una foto en la cama de Lutero”, exclamó. Todo sucedió tan rápido, que apenas tuve tiempo de sorprenderme por qué esta encantadora mujer saltó tan rápido a la cama de Martín Lutero. Así que, instintivamente, presioné el botón de la anticuada cámara Kodak americana e hice lo que ella pedía. Me hubiera gustado ver el resultado de la foto… Pero después de que le devolví su cámara a la señora, jamás he vuelto a saber de ella.

El corazón de una Rosa de Lutero como esmalte de uña?

Hasta entonces siempre pensé que, con este extraño acto, el culto alrededor del reformador había alcanzado su colmo y finalmente se había agotado (al menos para mí). Pero empeoró aún más: un año más tarde estaba nuevamente de viaje con un grupo de turistas estadounidenses. También luteranos. Al llegar al Aeropuerto de Berlín Tegel me pillé a mí mismo mirando las uñas recién pintadas a una señora de tercera edad con un bastón. Los dedos de los pies sobresalían en la parte delantera de las sandalias. Miré y miré y no conseguía apartar la mirada de los pies de la señora. ¿Qué debe haber pensado la señora recién llegada a Alemania? Un guía turístico le da la bienvenida en el aeropuerto de Berlín y en lugar de concentrarse en su trabajo, mira constantemente hacia los pies descalzos de ella. Bueno, había una razón especial. La dama había pintado el escudo de Martin Lutero con su rosa en cada una de las dos uñas de sus dedos gordos de sus pies. Saqué mi teléfono móvil e inmediatamente tomé fotos de lo que había observado, porque solo así iba a creerlo.

¿Cómo habría reaccionado el propio Lutero, me pregunté? Siempre se burlaba de las reliquias y si hubiera podido estar aquí ahora, entonces ciertamente habría sostenido su barriga de tanta risa, así como yo lo hice. Probablemente habría hecho un chiste fuerte.

¡God bless América!





Durch die weitere Nutzung der Seite stimmst du der Verwendung von Cookies zu.

Weitere Informationen

Die Cookie-Einstellungen auf dieser Website sind auf "Cookies zulassen" eingestellt, um das beste Surferlebnis zu ermöglichen. Wenn du diese Website ohne Änderung der Cookie-Einstellungen verwendest oder auf "Akzeptieren" klickst, erklärst du sich damit einverstanden.

Schließen