Si la esposa es sólo un holograma

Si la esposa es sólo un holograma

Kate Darling de la MIT estadounidense realizó una vez un interesante experimento en un taller, Dividió a los participantes en varios grupos y le dio a cada grupo un dinosaurio de juguete en forma de un colorido brontosaurio. El juguete era del tamaño de un gato y, gracias a la tecnología y la programación, podía reaccionar a estímulos externos, es decir, interactuar de cierta manera con su entorno, a los participantes de la prueba se les dio la tarea de jugar con el dinosaurio durante una hora, luego se les dio un hacha de guerra para destruir al Dinosaurio, pero ninguno de los participantes en la prueba estuvo de acuerdo en hacerlo, Incluso cuando se les sugirió destruir los juguetes de dinosaurios de otro grupo, todos los dinosaurios permanecieron intactos. Cuando alguien de afuera finalmente vino y destruyó uno de los muñecos con forma de dinosaurio, el silencio y la sensación de conmoción reinaron por toda la habitación.

Los participantes no eran niños, sino estudiantes. Así que puedes asumir que incluso después de jugar durante una hora se dieron cuenta de que el juguete dinosaurio era sólo eso, un juguete, y, sin embargo, este pequeño experimento demostró que este robot de juguete no era una pieza de materia inanimada para los participantes, sino que probablemente se puede clasificar entre materia y animal. El experimento sugiere que los humanos construyen una relación emocional cuando interactuan con los robots.

Existen incognitas que se suscriben a la ciencia ficción, como : Si los robots y la inteligencia artificial desarrollarán cada uno, su propia conciencia o sentimientos, ¿está realidad inminente estaría mas cerca de lo que toda literatura científica popular nos ha contado en la actualidad?, Sin embargo, entrar en el debate personal del cómo se desarrollarán nuestras emociones por los robots, es una cuestión de gran profundidad científico filosofico, y que acarreará preguntas profundas en un futuro próximo.

También es de actualidad ver como la tecnología moderna y sus desarrolladores agregan aspectos humanos a creaciones robóticas . Alexa, Siri o Cortana no tienen habilidades que suenen a humanos para nada, pero los hace parecer algo más cercano a los humanos, el identificativo o nombre.

Los robots que ya están en uso a menudo están diseñados para verse como una persona de carne y hueso en el sentido de que (aparentemente) caminan erguidos (aunque la mayoría están sobre ruedas), y sus rasgos faciales corresponden al llamado patrón infantil.

A través de asistentes digitales, chatbots y otros algoritmos, la inteligencia artificial tendrá un impacto creciente en nuestra vida personal y profesional en los próximos años, en consecuencia, casi inevitablemente tendremos que interactuar con ellos también, de hecho en el proceso de desarrollo se han completado tareas básicas .

Alexa & Co. ya tiene las respuestas a la pregunta ¿Cómo estás? Y al igual que los participantes en el taller de Kate Darling, a la mayoría les resultará difícil no construir relaciones emocionales con sus compañeros digitales, puesto que son demasiado omnipresentes y literalmente están mejorando cada día en la simulación de reacciones humanas. Tan bueno que sólo nos daremos cuenta de la simulación si nos forzamos en descubrirlo.

¿Puede suceder todo esto sin afectar a la salud psíquica humana? Echemos un vistazo al futuro, es decir, al Japón de nuestro presente. Akihiko Kondo es a primera vista un japonés completamente mediocre. El joven de 35 años tiene un buen trabajo, un pequeño apartamento y recientemente se casó con el amor de su vida. Miku, una hermosa joven,tal vez una niña demasiado juguetona, pero bueno, en fin, un chica japonésa. En la boda de los dos había unos 40 invitados, sólo uno no vino, la madre de Kondo, porque tiene un problema con la novia de su hijo; Un holograma de unos 30 cm de alto, que sólo puede existir en la caja que lo acompaña, se decide a ser su nuera – ¿para qué?

Esta historia no es una campaña de marketing de la empresa fabricante de Miku, es verdad. Y uno puede asumir que cuando Kondo llama a Miku el amor de su vida, en realidad habla desde lo más profundo de su corazón. ¿Qué piensas de ello? ¿Nos arrepentiremos de Kondo? ¿O deberíamos alegrarnos por él porque obviamente es feliz? Feliz con una situación que no sólo ve a su propia madre como extraña.

AFP Bericht über die Hochzeit von Akihiko Kondo

Entre los numerosos fetiches de los que puede enamorarse un ser humano, se encuentra también la llamada sexualidad objetual. Este término fue introducido al mundo por una mujer sueca que afirmaba haber estado casada con el Muro de Berlín. A diferencia de cierta Erika Eiffel, que se casó con la Torre Eiffel, ahora es conocida por ser viuda. Pero en serio, la sexualidad objetual puede ser un fetiche poco común, pero a través de la creciente “humanización” de robots o algoritmos basados en la IA, este fetiche será indudablemente más conocido en los próximos años. Habrá muchos Akihiko Kondo’s, y no sólo en Japón.

¿Te gustó este artículo? Usted puede apoyarnos con PayPal!
Thomas Matterne

Thomas Matterne

Thomas Matterne ha estado escribiendo historias desde que sabe escribir. Su primera carrera profesional, sin embargo, lo llevó a la redacción de internet de un canal de televisión. Aunque ahora se dedica más a las relaciones públicas y al marketing, también es un apasionado de los blogs.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *