Mia y Ron están hace horas acostados en su dormitorio, él durmiendo profundamente, ella contando ovejitas. Con cada uno de sus ronquidos se muere una de sus mullidas ayudantes para dormir, ella finalmente le tapa la nariz. Aprieta su cojín contra su cara. Tratando de respirar, él se despierta.

Mia: Mi amor, estás emitiendo unos sonidos muy raros.

Ron (jadeando): Soñé que me estaba asfixiando.

Ella se levanta de la cama para abrir la ventana, algo de oxígeno debería calmar a este hombre, pensaba al acurrucarse nuevamente contra él.

Mia: no consigo dormir.

Ron: ¿Qué te pasa, cariño? ¿También tuviste un mal sueño?

Comprensivamente la abraza y la empuja lo más cerca posible contra su cuerpo desnudo.

Mia: No, pero es que tengo tantas cosas en la cabeza que no me dejan tranquila.

Ron: ¿Quieres hablar?

Mia: A la mierda la comunicación, ¡viva la penetración!

Cinco minutos más tarde:

Ron (jadeando): Ah, ¡qué noche! Nunca he vivido algo así – eres tan caliente que me enloqueces completamente.

Mia: ¿Porqué Tarzán no tiene barba? Quiero decir, el tipo está todo el rato en la jungla, sin embargo siempre anda bien afeitado. Es algo raro.

Ron: ¿En serio? Son las tres de la madrugada, yo estoy en medio de mi descanso post-orgásmico y tú ahora ¿quieres hablar sobre Tarzán?

Mia: ¿Te gustaría más hablar sobre Kickl [Herbert Kickl es un político de derecha en Austria que actualmente es ministro del interior. Nota de Traductor]?

Ron: Alguien debería taparte la boca.

Mia: ¿De nuevo?

Ron: Por la alta humedad que existe en la jungla los pelos en la cara simplemente serian fastidiosos, por eso, a los pueblos originarios de la jungla no les crece barba.

Mia: Ah.

Ron: Descansa.

Mia: ¿Y qué pasa con los monos? Ellos tienen pelos en todo el cuerpo.

Ron: Amor, por favor.

Mia: ¿Crees que Tarzán solo cogió a Jane? ¿Tal vez haya practicado con Cheeta? ¿Tal vez esa sea la vía por la que se transmitió el virus del SIDA? Y quien sabe ¿tal vez Mowgli no fue nada más que un cabrón de mierda que se tiraba los monos?

Ron: Cállate por favor, si no…

Mia: Si no ¿qué?

Ron: Si no te voy a abandonar en la jungla.

Mia: Yo a ti también.

Ron: Buenas noches.

Mia: ¿Tienes un cortapernos en la casa?

Decidido, Ron se levanta, va hacia la cómoda, saca el rollo de cinta adhesiva del cajón antes de volver a acostarse al lado de la loca en su cama…